Hola amigos

Bienvenidos a El Mundo de Mate. Transpórtate y conoce a través de mis historias personales, recomendaciones y fotografías, hermosos sitios que debes visitar al menos una vez en tu vida. Ven y atrévete a conocer mi imparable mundo.

South Sister: Cómo incursionar en el mundo del montañismo sin morir en el intento.

South Sister: Cómo incursionar en el mundo del montañismo sin morir en el intento.

Por mucho tiempo, he visto a mi compañero de vida, actual esposo, como se prepara y le emociona hacer montañismo y alpinismo. A pesar de apoyarlo en cada una de sus expediciones, no entendía como subir una montaña, pasar trabajo, frío y dormir en una carpa fina encima de rocas podía ser tan emocionante para él. Yo, por mi parte, me unía a la idea de los que decían que no había nada más rico que dormir en la camita calientica todo el día, sin tener que pasar trabajo por gusto. 

Al pasar los años, debo admitir que empecé a tener cierta inquietud por conocer este mundo del montañismo, saber que era lo tan fascinante que hacía sentir a mi esposo tan especial. 

Hace aproximadamente un año, le comenté a Aníbal (mi esposo), las ganas que tenía de hacer una montaña de nieve, aunque la verdad sentía mucho miedo y nervios en mi interior (sobre todo por el frío que podría sentir a tanta altura sin nadie que pueda ayudarte )  quería probarme a mí misma que estaba preparada física y mentalmente para hacerlo. Sin embargo, recuerdo claramente sus palabras, - “No voy a apoyar que hagas algo que exponga tu vida”-. En ese momento entendí, que para él, aún no estaba preparada para hacerlo y debía tener una preparación física y mental antes de querer lograrlo.

Al poco tiempo, comencé  a entrenar un poco más fuerte mis ejercicios de cardiovascular, correr bicicleta y hasta escalar para poder sentir que me preparaba en todos los sentidos. Todo esto, no me convertiría en una gran profesional del montañismo, pero si, al menos, en una persona con las mínimas aptitudes físicas para lograr alguna montaña no tan grande y técnica.

Después de casi un año, el fin de semana del 17 y 18 de junio del 2017 me dispuse a hacer mi primera montaña de nieve con 10 personas más. Ellos, con condiciones mejores que las mías y con muchas montañas alcanzadas y yo, solo con la esperanza de lograrla sin morirme de frío o agotamiento en el intento.

Nuestro viaje empezó el día sábado muy temprano, a las 6:30 am exactamente. Tuvimos que recorrer un viaje en carro hasta la ciudad de Bend, Oregon que queda aproximadamente a 3 horas de la ciudad de Portland, en donde, se encuentran muchas montañas pero definitivamente una de las más conocidas y nombradas son las 3 sisters (3 hermanas) llamadas así, por estar una tan cercana a la otra. Entre ellas, la más alta, menos técnica, pero igual llena de nieve y montones de millas, South Sister. 

A las 11:30 am empezó nuestro ascenso para la imponente South Sister. Mi emoción no cabía en el pecho. Al iniciar el recorrido, lo primero que encontramos fue un clima bastante cálido y soleado pero con un suelo lleno de nieve dura. 

A las 11:30 am empezó nuestro ascenso para la imponente South Sister. Mi emoción no cabía en el pecho. Al iniciar el recorrido, lo primero que encontramos fue un clima bastante cálido y soleado pero con un suelo lleno de nieve dura. 

Caminamos por alrededor de dos horas y media hasta llegar a nuestro campamento, allí se suponía que estaba un lago para buscar agua (pero aún estaba congelado) y podríamos descansar y dormir unas pocas horas en nuestras carpas encima de metros de nieve, para arrancar nuestra caminata hacia la cumbre ese mismo día a las 11 pm (lo que significaba dormir en la tarde y despertarnos en la noche) 

Solo pude dormir 3 debido a la ansiedad y nervios que sentía. A las 10:30 pm ya estaba levantada, vistiéndome, preparando un té caliente (ya que a esa hora estaba bastante frío) y haciendo mis ejercicios de estiramiento para lo que venía. Empezó nuestra expedición hacia la cumbre a las 11:30 pm del día sábado 17 de junio. En todo el camino, no podía ver la cima que buscamos, solo las pisadas de mis compañeros que me guiaban el camino con mi lámpara de cabeza y el reflejo de la luz de la luna.

Parábamos cada hora y media a tomar un pequeño descanso, tomábamos agua y comíamos algo. 

Parábamos cada hora y media a tomar un pequeño descanso, tomábamos agua y comíamos algo. 

Fue increíble cómo pasaron las horas rápidamente mientras hacíamos nuestra caminata a la cima de South Sister. No podía creer que eran las 4:30 am y solo nos faltaba 150 metros más para subir a la gran cima. 

El reflejo de la luna cada vez se hacía más fuerte e intenso, ya que las nubes que en algún momento la tapaban, ya no estaban. 

Cuando por fin llegó  el tan esperando momento de subir los últimos y empinados 150 metros para llegar a la cima, nos encontramos con una piedra de una inclinación de 35 grados cubierta completamente de hielo rígido y baboso que hacía imposible subirlo sin crampones (los crampones son unos dispositivos metálicos de tracción que te colocas en las suelas de tus zapatos de montaña para posibilitar o mejorar la adherencia de ésta a superficies de hielo).

En ese momento, la líder de nuestro grupo tomó la decisión que sólo las personas que tuvieran crampones podían subir este último pico que nos separaba de la cima. 

Increíblemente, más de la mitad del grupo no llevaba crampones, especialmente porque al ser junio (prácticamente verano) es muy extraño encontrar tanta nieve en esta montaña. Entre esas personas que no tenían crampones, estaba yo. 

No podía creer en ese momento que lo que me separaba de la cima eran 150 metros y unos crampones. Mi ilusión y motivación por subir mi primera montaña de nieve ese 18 de junio en la madrugada se veía derrumbado en unas indicaciones de seguridad dadas por la líder del grupo. Al principio casi lloraba. Había pasado la noche entera caminando y no llegaría. Pero mi esposo me animó y me dijo –“tranquila, la montaña siempre estará allí para nosotros, así que para la próxima venimos con crampones y extras por si se necesitan”-. 

Quince minutos más tarde solo un grupo de 5 personas se disponían a subir este pico que cada vez se veía más alto y frustrante para mí. Para nuestra sorpresa, los participantes que estábamos abajo y que nos preparábamos para descender vimos como a uno de nuestros compañeros se le cayó su casco y seguidamente empezaron a bajar del pico de este volcán. 

No era el momento, la hora ni el día oportuno. La montaña y naturaleza ese día nos daba una lección y es que solo ella decide cuándo es el tiempo correcto para atravesar toda su belleza.  Ese día había en ese pico una velocidad de viento de alrededor de 48 km por hora (Equivalente a 30 millas)  lo que hacía muy arriesgada la misión. Por eso, así como todos empezamos a subir, así mismo,  bajamos las nevadas colinas del South Sister, pero ahora, con los rayos del sol empezando a proyectarse en el cielo y posteriormente en la nieve, lo que hacía de todo el paisaje, un lugar fascinante. 

Con la salida del sol, sonreí y comprendí que no haber llegado a la cima, no cambiaba las cosas. Estaba allí por una razón. Cada minuto que pasaba, ya con más claridad en la montaña y al mismo tiempo en mi cabeza, entendía que poder estar tan cerca del cielo y del amanecer, hacía que toda la actividad física, la exposición al frío y a la nieve valiera la pena. 

Es bastante indescriptible lo que puedes sentir en ese lugar. Es allí donde logras oír un silencio reflexivo, de esos que ponen tu imaginación a volar, sientes como la brisa pura roza tu cara y mueve tu cabello pero a la vez, el calor de tu cuerpo hace que exista una perfecta armonía entre el frío y calor. 

Ese amanecer lo disfrutamos muchísimo, al bajar, lo hacíamos con cautela en muchas ocasiones pero en otras solo nos deslizábamos cómo niños en la nieve, contemplando los diferentes colores en los que se pintaba el cielo mientras el amanecer nacía y vimos claramente la gran cima de la montaña South Sister, esa cima a la que pronto volveré y alcanzaré.

thumbnail_IMG_3303.jpg

Ubicación:  Bend,Oregon.Distancia del recorrido: 17.7 kilómetros (11.8 millas) 

Altura: 3157.118 metros (10358 pies) 

Dificultad: Moderada

Época para visitar: Marzo- Octubre

Mascotas permitidas: Si 

Permiso de parque requerido: No

Usuario: Todo usuario (con condiciones físicas) 

Zona para acampar: Si

Actividades a realizar: Montañismo, Ski, Snowboarding, trineo. 

 

Smith Rock: Desierto de rocas provenientes de un volcán.

Smith Rock: Desierto de rocas provenientes de un volcán.

Paddle Board: La aventura de navegar de pie

Paddle Board: La aventura de navegar de pie